El que muere paga todas sus deudas

Toma título lapidario, de la pluma del más funesto William Shakespeare nada menos. Que no se disparen todavía las alarmas, no va a tratar el post sobre la muerte de nadie, faltaría más. Pero sí sobre un factor que puede acelerar el fracaso de un proyecto tecnológico. Un fenómeno que toda acometida técnica de cierto calado va a enfrentar tarde o temprano. La crisis económica de los geeks de a pelo, su fin de ciclo particular. En fin, hablamos de la deuda técnica. Para los no puestos en el tema, la palabra “deuda” ha de ser indicativa de que no es éste un asunto baladí. Vaya si no lo es…

¿Deuda? Esto parece el telediario…

Advertisements