Evasión o victoria, o de como Backbone.js salvó el frontend de Ducksboard

La web está cambiando, vaya si lo está haciendo. Todavía recuerdo con claridad mis primeros encuentros con HTML, aquellas “páginas personales” de diseño ridículo y peor contenido que nos sacábamos de la manga, orgullosos, Diego y yo. El súmmum de la técnica era incrustar un GIF animado para darle movimiento al asunto, y enviar datos vía formulario era el no va más de la interactividad. Tiempos entrañables aquellos.

Hoy en día la página más chorra usa todo tipo de artimañas técnicas para ser dinámica, interactiva y rápida, no vayamos a tener que esperar. La idea es, como vamos viendo cada vez más claro, difuminar (si no borrar) el límite entre página web y aplicación nativa. Eso de clickar links y esperar a que cargue una nueva página ha quedado desfasado, esto ha de parecer una aplicación, no un conjunto de documentos enlazados. Ahí tenemos a AJAX, Comet, WebSocket y otro buen puñado de tecnologías y técnicas que tratan de abstraernos del concepto de página web y llevarnos en volandas a la era de la aplicación web. Y todo ello de la mano de JavaScript, el otrora patito feo ahora elevado a lingua franca de esta nueva era y lenguaje del momento.

Sigue leyendo

Advertisements

Ande yo caliente, ríase la gente

Me encuentro con ciertas preguntas recurrentes en toda charla que doy sobre la arquitectura y tecnología de Ducksboard. Una de ellas es cómo demonios hemos acabado usando la base de datos de una manera tan… original. Otras, y éstas son las interesantes, van en la línea de:

¿Y por qué Python y no Ruby?
¿Y por qué PostgreSQL en vez de MongoDB?
¿Y por qué Backbone.js si mola más Ember.js?
¿Y por qué <ducks-tecnología-X> y no <yo-prefiero-tecnología-Y>?

Nuestra elección de tecnología sigue una serie de criterios. Lo que sigue es una explicación de algunos de ellos para responder a todas esas preguntas, así del tirón. Once and for all, que decía aquel.

Venga, sigue

Concurrencia en Python

Buena gente la de Betabeers. Montan un evento para desarrolladores una vez al mes, y los patos solemos pasarnos por ahí. Se presentan proyectos, hay algo de debate técnico, y luego unas cervecillas (o copichuelas para los más valientes) ejercen de lubricante social. Ahora los hay en casi todas las ciudades del mundo, así que buscad el vuestro :)

Pues andaba yo un día echando un ojo a la lista de correo de Betabeers (me gusta leer en ese tipo de foros pero sin participar, muy en plan voyeur, pero sin tocarme, claro) y me llamó la atención una pregunta que se hacía por ahí. Hablaba alguien de su proyecto, y de que lo había hecho en Java, y tal y cual. Y entonces venía alguien y preguntaba aquello de “¿Java? ¿Por qué no Ruby o Python o Tecnología Cool X?”. Y el primero respondía algo como “necesito concurrencia, y no tengo demasiada idea de como está el tema de la concurrencia en esos lenguajes esotéricos, en Java uso threads y p’alante…”.

Read more