De calaveras, pingüinos y Pareto

Que faena lo de morirse. Y más para descubrir que, una vez en la Tierra de los Muertos, todavía te queda un buen trecho para alcanzar el Descanso Eterno. A pie son 4 años de nada… Por suerte, si has sido un tipo majo en vida, puedes optar por métodos de transporte bastante más cómodos, y sobre todo más rápidos, como coches o un tren bien lujoso. Manny Calavera es un triste agente de viajes que trabaja para el organismo que oferta dichos “packs” a los infelices que acaban de morir. Y Neus, mi pareja, quiere ser Manny. Así empieza todo.

Manny Calavera y el resto de esta pintoresca historia son parte del universo de Grim Fandango, laureada aventura gráfica de LucasArts de finales de los 90, obra del ínclito Tim Schafer. El actual estudio de este último, Double Fine, consiguió de Disney (actual dueño de la propiedad intelectual de LucasArts) los derechos para un remake de Grim Fandango allá por 2013. Hace poco, a finales de enero de 2015, Grim Fandango Remastered llega a las consolas de Sony y a PC (Windows, OS X y Linux). Neus, como buena aficionada a las aventuras gráficas clásicas, quiere jugarlo. Al tener un servidor su copia pre-comprada desde hace meses en GoG, sin DRM ni zarandajas, en principio nada más fácil que descargar la versión para Windows (el “portátil” de Neus corre Win 7), instalar y a jugar. En principio.

Grim Fandango Remastered

¿Windows? Esto va a molar…

Cuando éramos cracks

No sé cuántas veces habré oído/leído eso de que los técnicos no sabemos vendernos (al menos los de por estas latitudes – ya conocéis el rollo ese de que los americanos son grandes comerciales de sí mismos y fuck yeah amazingly awesome). Pero el hecho es que basta con sumergirse ligeramente en la comunidad techie vía Twitter, conferencias o blogs, y resulta que no, que somos (con perdón) los putos amos. Toda esa incapacidad para ponernos un lazo de cara al extraño se torna en confianza ilimitada de puertas adentro. Seguro que habéis leído mucho sobre “cracks” y “talento” en los últimos años: pues eso.

Ahora bien, ¿y todo ese orgullo? ¿Tan interesante, importante es lo que hacemos? Pues en un principio sí. La informática ha revolucionado nuestro concepto de sociedad. Las comunicaciones, el comercio, el trabajo, todo depende ahora de un modo u otro del software, y siendo nosotros los responsables de crearlo y mantenerlo, que menos que sacar pecho, ¿no? Pues francamente creo que no. Hoy vengo a defender que el desarrollo de software está hecho unos zorros, y que sobra autocomplacencia.

Bring it on!

En Internet no hay un aquí

Vamos a ver como oriento el post para no herir sensibilidades con el tema de hoy. Y es que nunca debería uno hablar de fútbol, política o patria si no tiene ganas de lidiar con las más bajas pasiones de sus contertulios. Pero oye, no le va tan mal a Reverte opinando sobre estos y otros tabúes del dominio de lo muy subjetivo, así que from lost to the river. Hoy, Internet y nacionalidades. O nacionalismos, o patrias, o como quieran ustedes llamarlo. ¿Cómo casan los ancestrales sentimientos de pertenencia territorial con la naturaleza global de la emergente Red de redes? Y es más, ¿cuánto sentido tienen en este nuevo contexto?

Esto no va acabar bien…