El que muere paga todas sus deudas

Toma título lapidario, de la pluma del más funesto William Shakespeare nada menos. Que no se disparen todavía las alarmas, no va a tratar el post sobre la muerte de nadie, faltaría más. Pero sí sobre un factor que puede acelerar el fracaso de un proyecto tecnológico. Un fenómeno que toda acometida técnica de cierto calado va a enfrentar tarde o temprano. La crisis económica de los geeks de a pelo, su fin de ciclo particular. En fin, hablamos de la deuda técnica. Para los no puestos en el tema, la palabra “deuda” ha de ser indicativa de que no es éste un asunto baladí. Vaya si no lo es…

¿Deuda? Esto parece el telediario…

Advertisements

El diablo está en los detalles, Python edition (y II)

En mi anterior post (y con “anterior” quiero decir “de hace más de un mes”, la frecuencia de mis entradas va a quedarse lejos de ser legendaria…) estuve comentando algunas características de Python que me parecían especialmente útiles. Herramientas como las comprensiones de listas y los generadores multiplican la productividad y hacen que el lenguaje sea compacto y legible. Un 2×1, como en los anuncios de detergente. Pero se me fue un poco de largo, y dejé fuera del mismo varias características igual de interesantes que quería explicar también. Si os parece bien, hoy echaremos un ojo a alguna más. Al final sólo a una más: ¡los decoradores!

¿Me vas a amueblar la casa?